Con la llegada del verano, las horas de uso de gafas de sol se multiplican y necesitamos limpiarlas con más frecuencia. Las cremas protectoras, el sudor, la arena, el agua con cloro o con sal en la playa, son factores que ensucian nuestras lentes y monturas. Vamos a ver consejos muy sencillos para limpiar las gafas de sol de óptica según el tipo de lente.

Gafas de sol con espejo:

El tratamiento de espejo es un acabado estético por la parte exterior de la lente. Al ser un tratamiento más sensible al rayado, siempre limpiaremos las gafas con abundante agua fría para quitar las motas de polvo o partículas que puedan existir. Podemos secar las lentes con una gamuza o paño de algodón, y también se puede usar papel absorbente como el de cocina o un pañuelo desechable.

Gafas de sol con antirreflejante:

Cuando la lente lleva tratamiento antirreflejante. La mayoría de modelos de gafas de sol de cualquier firma son orgánicas. Las lentes orgánicas son más resistentes a la rotura, pero por el contrario se pueden rayar con más facilidad. Para una limpieza correcta lavaremos las gafas con agua (nunca caliente) y secaremos con gamuza o trapo de algodón o con papel absorbente.

¡IMPORTANTE! En el caso de las lentes con tratamiento antirreflejante no se deben limpiar con jabones ni detergentes, ya que esto puede eliminar el tratamiento.

Gafas de sol fotocromáticas:

Las gafas de sol fotocromáticas, estas gafas se definen de forma resumida como las que se oscurecen o aclaran en función de la cantidad de luz solar que reciben.

El cuidado que necesitan es como cualquier lente orgánica. Limpieza con agua para eliminar partículas y motas de polvo y secado con gamuzas o trapos de algodón o con papel absorbente.

Consejos para limpiar las gafas de sol de óptica:

1: Sean cual sean tus gafas siempre se recomienda limpiarlas primero con agua, no debe ser expresamente fría pero no debe ser caliente. Se puede poner tranquilamente la lente bajo el grifo.

2: No se recomienda usar jabones o detergentes. Los jabones y detergentes con el tiempo eliminan los tratamientos que lleve la lente, como el antirreflejante.

3: Toallitas limpiadoras. Son una opción que debemos tener en cuenta sólo de forma puntual para una urgencia. Los jabones que contienen esas toallitas no son recomendables y además el no mojar la lente con anterioridad puede rayar los cristales por el polvo y partículas.

4: Para las monturas. Puedes usar el mismo método que para las lentes, ten siempre en cuenta que aunque estas si se pueden lavar con jabón, este no contenga ningún tipo de químico que afecte al esmalte o al material de la montura.

0