Ha llegado el verano y este año más que nunca todos deseamos pasar largos días de playa, tardes en la piscina y disfrutar con los nuestros en una terraza. Al igual que en esta época debemos poner especial cuidado y protección en nuestra piel, también debemos tomar precauciones para la vista en verano.

Estas son las medidas básicas para cuidar nuestra salud visual y los problemas que evitarán si las llevas a cabo a diario.

1: Usar siempre gafas de sol homologadas.

Es la primera y la más importante de todas las precauciones. Si tus gafas de sol no son homologadas, por muy maravilloso que sea su diseño no las uses. Una lente que no proteja, además perjudica ya que actúa como un plástico entre tus ojos y el sol.

Para que una lente proteja, debe filtrar el 100% de los rayos UV. También debemos tener en cuenta su categoría.

Saber elegir la categoría de unas lentes de sol, como una de las precauciones para la vista.

De forma habitual encontraremos categorías de la 0 a la 4. Siendo la primera la que menos porcentaje de rayos de sol absorbe y por tanto los permite pasar. Para exterior, playa, piscina… la categoría adecuada es la 3, absorbe hasta el 90% de los rayos solares. ¡Importante! La categoría 4 no está recomendada para la conducción, ya que el nivel de oscurecido y de absorción es tan alto que sólo se debe usar para deportes de alta montaña o de mar.

2: La hidratación del ojo debe ser mayor y más continua.

La exposición a aires acondicionados durante la mayor parte del día aumenta la sequedad y deshidratación del ojo. Esto lo puedes solucionar aplicando lágrimas artificiales o gotas humectantes para que el ojo siempre esté hidratado.

3: Si usas lentillas, no abuses.

Los usuarios de lentillas aumentan las horas de uso de estas durante el verano. Cambiarlas cuando corresponde y no exceder las horas recomendadas (8-10 horas). Como mejor solución está el uso de lentillas de hidrogel de silicona que hidratan de forma constante el ojo evitando la sequedad y la fatiga visual.

4: ¡NO abrir los ojos bajo el agua!

Ni en mar ni en piscina. Puede ser un foco de infección y los productos que contienen como el cloro perjudican las defensas de nuestros ojos.

Pensar en las precauciones para la vista durante el verano es más importante que nunca. Piensa que tus ojos también son, entre muchas más cosas, piel, y que como esta hay que cuidarlos.

0