Cuando nos compramos unas gafas graduadas o de sol nuevas, prestamos mucha atención en el cuidado de sus lentes para que nos duren mucho tiempo, pero cuidar las monturas de gafas tanto graduadas como de sol es fundamental para que esta te dure el mayor tiempo posible.

Principales problemas en las monturas de gafas:

  • Deformación: Suele producirse en las varillas de las gafas de metal, pero también en el aro de las lentes tanto de las de metal como de las de pasta.
  • Desesmaltado: En las gafas de pasta, ocurre esto cuando el color empieza a desaparecer o se agrieta.

¿Qué debemos hacer para cuidar nuestras monturas de gafas?

  1. Protege de la alta temperatura.

Es la principal razón para que unas gafas se deformen o pierdan el color. Nunca dejes tus gafas al sol sin funda o incluso con ella si van a estar muy expuestas (ejemplo dentro del coche).

  1. Guarda siempre tus gafas en su funda.

No las dejes en la cabeza o colgando del cuello de tu camisa.

  1. Limpia las lentes correctamente.

Cuando limpies tus cristales, sujeta siempre la montura por el aro del cristal que estás       limpiando. Tenemos a coger las gafas por el cristal que no limpiamos y esto deforma el aro ya que estamos ejerciendo presión para limpiar.

  1. No uses productos abrasivos.

La mejor opción para limpiar tus gafas siempre es agua con jabón neutro. En el caso de las lentes, sólo con agua es lo más recomendado así evitaremos perjudicar los tratamientos que tengan (como el antirreflejante).

  1. Cuida todas las partes de la montura.

Tendemos a limpiar las lentes y olvidarnos del resto. Es importante limpiar las varillas, sobre todo por la zona de apoyo en las orejas. También mantener limpias plaquetas o la zona del puente en el caso de las gafas sin plaquetas. Para el secado usa siempre algodón o en gamuza o una tela de este tejido.

Si tienes unas gafas de firma y se estropea o rompe alguna de sus partes, recuerda que disponemos de repuestos para gafas de firma originales. Así tendrás tus gafas siempre nuevas.

0